Share on twitter
Share on facebook
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

Impresiones de Shadowverse: Champion’s Battle

Shadowverse: Champion’s Battle llegará pronto a Nintendo Switch, y nosotros hemos podido probarlo para traeros unas primeras impresiones.

Desarrollado por Cygames en colaboración con Marvelous, llegará a occidente el próximo 13 de Agosto Shadowverse: Champion’s Battle, que se basa en la adaptación a anime del exitoso juego de estrategia multijugador de batallas de cartas Shadowverse para PC y móviles. Nosotros hemos tenido la oportunidad de probar sus primeros capítulos para traeros unas primeras impresiones sobre el juego.

Su historia nos pone en el papel de un joven a quien nosotros ponemos nombre, que llega tarde a su primera clase en la Academia Tensei a la que acaba de trasladarse. En este lugar se topa con Hiro Ryugasaki, un fan incondicional del popular juego de cartas Shadowverse. Tras presentar a todos sus amigos, le enseñan a jugar al juego. Pero cuando decide apuntarse al club de Shadowverse de la escuela, descubre que corre el peligro de desaparecer por falta de miembros. La presidenta del consejo estudiantil anuncia que la única opción para salvarlos es hacer que más gente se apunte y ganar el torneo nacional de Shadowverse. Como no están dispuestos a tirar la toalla, Hiro y nuestro protagonista deciden acompañar a Rei, presidente y único miembro del club de Shadowverse, para devolver su antiguo esplendor al club.

Por lo que llevamos visto, la trama de Shadowverse: Champion’s Battle demasiado compleja, aunque está bien narrada, tiene algunas escenas animadas y sus personajes son variopintos y cuentan con personalidades bien diferenciadas. Eso sí, sirve como motivo para desafiar a todas las personas a partidas de Shadowverse y así ir progresando. Un detalle importante es que sus textos nos llegan en inglés, requiriendo conocer bien el idioma para conocer todas las reglas de Shadowverse y las cualidades de cada carta.

Las mecánicas de Shadowverse: Champion’s Battle se basan sobre todo en viajar por sus escenarios, coger cajas de datos, conversar con todo tipo de personajes y desafiar a partidas de Shadowverse, todo ello mientras conseguimos nuevas cartas para formar diferentes mazos y así afrontar los desafíos que nos esperan. Para progresar en el juego nos toca ir cumpliendo los objetivos que se nos marcan, apareciendo casi siempre marcado en el minimapa de la esquina inferior derecha.

Pasando a la base jugable de la aventura, Shadowverse, este juego de cartas se desarrolla por turnos, decidiéndose aleatoriamente quien es el primer jugador en realizar su movimiento. Una vez nos toca, en el lateral derecho de la pantalla podemos ver los puntos de invocación que tenemos en cada turno, empezando por uno y sumando otro más cada vez que avanzamos a la siguiente ronda. Estos puntos nos sirven para sacar las cartas al campo de batalla, cuyo valor está indicado en las propias cartas, así que hay que utilizarlos con cabeza. Una vez agotados queda pasar de turno.

Hay cartas de todo tipo, ya sean atacantes, defensivas o mágicas, teniendo éstas una serie de características únicas que podréis consultar en cualquier momento. El poder de ataque y defensa de cada una se indica en la parte inferior y, cada vez que nos lanzamos a por un enemigo, hay que tener en cuenta que también recibimos daños por su parte que restará defensa a nuestra carta. Además, tras cumplir una serie de condiciones en combate estas cartas pueden evolucionar para mejorar sus características, aunque está limitado a un número concreto de veces.

Un detalle a tener en cuenta es que los mazos se dividen en siete tipos diferentes: bosque, espada, runa, dragón, sombra, sangre y cielo. Como es lógico, cada uno tiene una serie de características que los diferencian del resto y los hacen mejores o peores según cada situación. Algo que nos está gustado es poder crear muchos mazos diferentes para poder elegirlos cuando nos convenga, sin tener que estar todo el rato modificándolos.

El objetivo final en estos combates es acabar con la vitalidad de nuestro rival, ya sea atacándolo directamente cuando no tiene cartas que lo defiendan o utilizando ciertas triquiñuelas de las propias cartas. Al ganar, o incluso perder, conseguimos cartas para seguir mejorando nuestros mazos, rupias para comprar más cartas y experiencia para subir de nivel y obtener recompensas más interesantes.

Por lo que nos cuentan hay más de 600 cartas a coleccionar en el transcurso de la historia, así que los coleccionistas estarán encantados de intentar conseguirlas todas jugando partidas la mar de entretenidas. Quizás, al igual que en otros juegos del estilo, el poder ganar a veces depende mucho de la suerte que tengas con las cartas que salen, si bien se agradece poder cambiar las tres iniciales que aparecen por otras nuevas.

Los escenarios, por otra parte, no son demasiado amplios y se dividen por zonas con pequeñas cargas entre ellas. Por ahora solo hemos podido ver la escuela y sus alrededores, con montones de personajes a desafiar para ir cumpliendo ciertos retos optativos que le aportan más interés a la aventura.

Como hemos dicho, esto son apenas los primeros pasos en la aventura y nos queda por descubrir como avanza todo argumentalmente, la dificultad que nos propondrán los rivales más adelante o la duración del juego, pero ya podemos decir que cuenta con una base jugable interesante y divertida. Además cuenta con un modo online que nos permite desafiar tanto a amigos como a otros jugadores del mundo, si bien no hemos podido probarlo.

En el apartado gráfico tenemos un mundo recreado en cell shading para asemejarse al estilo visto en el anime, estando los personajes bien modelados y animados. Los escenarios no están mal, pero se sienten algo planos. Aun con todo ello, los efectos en los combates, con algunos nuevos creados para la versión de Switch, hacen que resulte más llamativo junto con una buena dirección artística. Nos hubiera gustado que las propias cartas tuvieran más vida, pero no es algo que preocupe en exceso.

El sonoro cuenta con melodías variadas, siendo por ahora las mejores las de las batallas por aportarle más epicidad a los duelos. Los efectos también están a un gran nivel, mientras que las voces nos llegan tanto en inglés como en japonés, estando ambos doblajes bastante cuidados. Los textos, como os hemos avanzado, solo están en inglés.

En estos momentos Shadowverse: Champion’s Battle nos está gustando sobre todo por su cuidada estética y los divertidos combates, con montones de cartas de diferentes tipos a descubrir que os mantendrán enganchados durante mucho tiempo. La historia, sin estar mal, nos parece algo sencilla, aunque quizás en un futuro mejore. Recordamos que el juego está en inglés, requiriendo conocer el idioma si queréis progresar, comprender sus reglas y saber cómo funciona cada carta.

Seguiremos avanzando para ver que nos depara la aventura y contaros en un futuro análisis todos sus detalles.

Impresiones de UnMETAL

Probamos los primeros capítulos de UnMETAL para traeros nuestras impresiones sobre este divertido y original título de acción y sigilo.

Impresiones de Narita Boy

Probamos los primeros episodios de Narita Boy para traeros nuestras impresiones de este divertido título con un trabajado estilo retro.

Salir de tu cuenta
Accede a tu cuenta