Share on twitter
Share on facebook
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

Vídeo análisis de Say No! More

Prepárate para llevarle la contraria al mundo con Say No! More, el original juego de Studio Fizbin que llega como crítica a la sociedad actual.

Studio Fizbin, un equipo conocido por títulos como The Inner World, nos sorprende con su nueva propuesta, Say No! More. Se trata de un juego sobre railes en el que montones de personajes salen a nuestro paso para evitar nuestro avance con todo tipo de peticiones absurdas que tenemos que echar abajo con una profunda y sonora negativa, siendo definido por los propios desarrolladores como un NPG (¡NO! Playing Game).

Su historia nos pone en el papel de un pasante en su primer día en la oficina, donde tanto compañeros como superiores intentan aprovecharse de él haciendo solicitudes absurdas. Justo cuando le arrebatan su fiambrera y le asignan su nuevo puesto, una mesa tras una máquina expendedora y en una zona bastante cerrada, encuentra un reproductor de casete con una cinta de autoayuda. Gracias a ella consigue el poder de decir “¡NO!” para enfrentarse a todo el que se interponga en su camino hacia la libertad.

Este argumento de Say No! More está lleno de humor y crítica social al abuso que se hace de los pasantes y la gente que trabaja en puestos inferiores, utilizando la sátira en muchos momentos. Eso sí, también hay situaciones que hacen reflexionar, donde la amistad y el ayudarse unos a otros puede hacer que el trabajo sea mucho más sencillo para todos. Es uno de los ejes principales de la aventura, contando además con textos en castellano para no perdernos ningún detalle.

Antes de pasar a la acción nos toca seleccionar un personaje de los 16 disponibles o bien crear a nuestro protagonista desde cero. Para ello hay varios elementos entre los que elegir, como su cara, peinado, barba, gafas, ropa, color de piel, complexión e incluso el idioma en el que dice “¡NO!”.

En cuanto a mecánicas, estamos ante un juego cuyos controles son muy básicos y accesibles sin importar el nivel de habilidad del jugador. Tenemos un botón para gritar “¡NO!”, el cual podemos recargar para ganar potencia, diferentes estados emocionales entre los que cambiar y cuatro formas de hacer sentir incómodos a los demás, desvelándose estas acciones a lo largo del juego. Para poder utilizar un “¡NO!” más potente, antes debemos recargar su respectivo indicador utilizando diferentes movimientos que molesten a los demás.

No esperéis nada complicado, ya que se trata de un juego en el que simplemente avanzamos, recargamos el indicador y decimos “¡NO!” con más o menos intensidad según el rival. Y este es uno de sus mayores problemas, ya que no cuenta con una profunda jugabilidad ni ofrece ningún tipo de reto. Sí, de vez en cuando nos enfrentamos a algún jefe, pero se limita a pulsar un botón para recargar el indicador y otro para decir el no, sin posibilidad de perder más allá de lo que esté marcado por el guion.

Aún con todo ello, nos ha gustado ir avanzando para leer los ingeniosos diálogos de Say No! More y descubrir como se burla de algunos de los aspectos de nuestra sociedad, pero todo ello llevado hasta niveles absurdos que os sacarán más de una sonrisa.

La aventura se divide en un total de ocho capítulos diferentes, dando una duración aproximada de una hora y media. No es nada extensa y es fácil completarla en una sesión de juego, no ofreciendo demasiados incentivos que nos invite a rejugarla una vez completada más allá de no responder para descubrir algunos caminos alternativos y ciertos retos opcionales.

Respecto al apartado gráfico, por otra parte, sí nos ha gustado mucho por su peculiar estilo noventero. Utiliza gráficos de poca carga poligonal, con los detalles marcados con píxeles y mucho colorido, mezclando además elementos más modernos como unas físicas que no están nada mal y ciertos efectos llamativos. Las animaciones de los personajes son muy sencillas pero le aportan mucho humor a la aventura, mientras que los escenarios están conseguidos y van más allá del complejo de oficinas.

La banda sonora también está a un gran nivel, con temas sencillos pero muy animados que le aportan frescura a la aventura y a veces van acompañados con algunas voces. Los efectos están cuidados y el doblaje, en inglés, también nos ha sacado alguna sonrisa. Los textos, como ya os hemos avanzado, están en castellano.

En definitiva, Say No! More es un título muy sencillo que se centra más en la crítica a las etiquetas sociales y los estándares de los lugares de trabajo, con un tono humorístico que le sienta fenomenal, que en su apartado jugable. Este es quizás su punto más negativo al no ofrecer ningún tipo de desafío para el jugador experimentado, avanzando por el juego simplemente diciendo “¡NO!” y recargando su medidor a veces.

Se agradece que sea algo diferente y original, pero se le podría haber dado algo de profundidad a sus mecánicas para los jugadores experimentados. Aún con todo ello, sale a un precio reducido que lo hace apetecible para todos aquellos que busquen algo nuevo y que se aleja a lo visto en otros juegos.

Vídeo análisis de Rising Hell

Montones de demonios sedientos de sangre te esperan en Rising Hell mientras intentas escapar de un infierno lleno de peligros en cada rincón.

Salir de tu cuenta
Accede a tu cuenta