Share on twitter
Share on facebook
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

Vídeo análisis de Akiba’s Trip: Hellbound & Debriefed

Como celebración del décimo aniversario del clásico de PSP, llega a Europa por primera vez la remasterización de Akiba’s Trip Plus para PS4, Switch y PC, Akiba’s Trip Hellbound & Debriefed.

Tal y como os avanzamos en nuestras impresiones, Marvelous Europe y Acquire lanzarán en Europa Akiba’s Trip: Hellbound & Debriefed el próximo 23 de Julio para PlayStation 4, Nintendo Switch y PC, la remasterización del clásico juego para PSP de 2011 que debuta por primera vez en occidente como celebración del décimo aniversario de su salida en Japón. Se trata de un RPG con grandes dosis de acción y personalización que llegará además en formato físico a España para consolas de la mano de Meridiem Games.

La historia nos traslada hasta la meca de la cultura pop para los humanos, Akihabara, donde circulan rumores de gente atractiva que se dedica a cazar otakus por diversión. En medio de todo se encuentra Nanashi, nuestro protagonista, que parte en busca de un amigo desaparecido tras recibir un misterioso mensaje en su móvil. Lo que no esperaba es que, tras seguir una serie de pistas, su amigo aparecería muerto en un callejón, viéndose sorprendido por algo inhumano que acaba también con él. Por suerte una chica aparece en escena para revivirlo utilizando sus poderes y a su vez lo convierte en un Shadow Soul, que viene a ser algo parecido a un vampiro. A partir de aquí empieza nuestro viaje, uniendo fuerzas con los Akiba Freedom Fighters para descubrir lo que sucede en la ciudad mientras realizamos todo tipo de misiones.

Este argumento es uno de los principales exponentes del juego, donde tras una fachada simple, llena de fanservice y con algunos temas que en la actualidad quizás no tengan cabida, se esconde una trama adulta y oscura, en la que las decisiones que tomamos afectan al desarrollo de la misma y nos llevan hasta diferentes caminos y finales. En cierto modo hay cosas que nos han parecido predecibles, sin embargo otras nos han sorprendido muy gratamente. Mención especial merecen sus protagonistas, quienes a pesar de basarse en ciertos estereotipos resultan peculiares y están bien diferenciados entre sí. Los textos nos llegan únicamente en inglés, requiriendo un buen nivel del idioma para poder seguir la historia, comprender algunas misiones y poder avanzar.

Nada más comenzar veréis que hay tres dificultades entre las que elegir: easy, casual y gamer. Nosotros recomendamos empezar por la que viene por defecto, ya que, quitando alguna batalla multitudinaria, nos es un juego complicado. Además cuando completáis la aventura se desbloquea el modo otaku, que es más desafiante y ya os pillará más hechos a su manejo.

Las mecánicas son accesibles y nos permiten desplazarnos por una Akihabara dividida en diferentes zonas que se desbloquean al poco de avanzar, conversar con sus habitantes, comprar todo tipo de prendas y útiles en las tiendas o luchar contra casi cualquiera para intentar hacernos con lo que llevan encima. Es un beat’em up que se centra en el equipamiento, donde para deshacernos de los rivales tenemos que quitarles todas las prendas que llevan encima.

Los combates, como ya os contamos, se basan en quitar todas las prendas y accesorios que llevan los enemigos en la cabeza, tronco y piernas, para lo que podemos atacar cada una de estas partes pulsando su respectivo botón, además de esquivar las acometidas de los rivales cuando no llevan mucha potencia. Es un sistema que funciona bien cuando nos enfrentamos a uno solo, pero cuando nos acechan en grupo o hay obstáculos de por medio se vuelve muy caótico al no poder manejar la cámara y marcar objetivos con libertad. Además muchas veces nos puede ver la policía, que intentará detenernos por la fuerza y, si lo consigue, nos toca pagar una fianza para salir de prisión. Se agradece, eso sí, que cuando hemos debilitado ya varias partes de los enemigos podamos desnudarlos en cadena mediante la pulsación de una serie de quick time events. Si estáis al borde de un escenario o cerca de una tienda tened cuidado, ya que es fácil que abandonar un combate sin querer.

Al conseguir la victoria en estas batallas obtenemos experiencia que aumenta las estadísticas generales de nuestro personaje, así como diferente equipamiento que después podemos usar (incluida la ropa de chica llegado el momento). Este equipamiento tiene aún más peso en la aventura, ya no solo por determinar la fuerza de ataque y defensa de nuestro personaje, sino porque hay partes que son de vital importancia para realizar ciertas misiones. Comentar también que todas esas partes se pueden mejorar utilizando determinados objetos. Lo que menos nos ha gustado en este sentido es tener que ir al mapamundi cada vez que queremos cambiarnos, algo que rompe con el ritmo de la aventura al hacer dar viajes innecesarios.

Una parte vital del juego es el D Drive, que viene a ser nuestro teléfono móvil donde consultar notas interesantes, nuestro perfil, el email, la red social Pitter y, lo más importante, las misiones que tenemos disponibles en ese momento. La función más útil está en su cámara, con la que podemos fotografiar a los transeúntes para ver quien es un Shadow Soul al no aparecer en la foto o bien utilizarla para ver el equipamiento que llevan y poder quitárselo posteriormente. No podemos luchar con todo el mundo, pero la gran mayoría es accesible.

El escenario principal del juego es pequeño y además se divide en zonas que tenemos que ir visitando desde el mapamundi, siendo un aspecto que ha quedado un tanto desfasado. Al menos hay muchas tareas optativas a realizar que le aportan variedad a un desarrollo que se basa en conseguir ciertos útiles y luchar para avanzar. También os gustará la gran cantidad de objetos a conseguir en las tiendas, ya sean en forma de equipamiento, comida o libros que hacen aparecer nuevas prendas y que nos enseñan nuevas técnicas de lucha. Y no os preocupéis por el dinero, abunda en forma de ropa y accesorios que les podemos quitar tanto a las personas como a los Shadow Soul para después venderlos en tiendas.

Las misiones principales se basan en recoger ciertos objetos, eliminar a enemigos concretos o vestirnos de una determinada forma, teniendo que dar a veces muchas vueltas hasta conseguirlo. No son demasiado variadas, pero lo compensan con unas tareas secundarias que presentan ciertos momentos absurdos, como enfrentarnos a un grupo de personas vestidas de rana, tener que disfrazar a nuestra hermana, coger objetos con un gancho en la máquina o peleas de piedra, papel, tijera en las que conseguir equipamiento único, entre muchas otras.

En cuanto a duración, es una aventura que puede completarse en unas pocas horas, pero ofrece mucha rejugabilidad por intentar descubrir sus diferentes finales y trayectorias en la historia, realizar sus tareas secundarias, hacernos con todo el equipamiento o descubrir los contenidos de cada uno de sus libros, entre otros. Es uno de los aspectos que más nos han gustado, pero seguimos recordando que es necesario conocer bien el idioma.

El apartado gráfico es donde más flojea el juego, con personajes cuyos modelados y animaciones son simples, escenarios pequeños divididos por zonas con ligeras cargas entre ellas, texturas planas y poco detalladas, NPCs que se repiten, físicas de choque molestas, una cámara que podría enfocar mejor la acción y efectos que cumplen sin más, notándose en este sentido que proviene de una portátil. Al menos se agradece el aumento de resolución, la cuidada dirección artística y que funcione con mucha fluidez en todo momento.

En el sonoro está algo más cuidado, con melodías llamativas que, quizás, podrían ser más numerosas, efectos que no están nada mal y doblaje tanto en inglés como en japonés, destacando este último por estar mejor interpretado. Los textos nos llegan únicamente en inglés.

En definitiva, Akiba’s Trip: Hellbound & Debriefed es un título cuya principal diversión radica en su historia, con varias rutas y finales diferentes a descubrir, los combates y, sobre todo, la gran personalización que ofrece para nuestro personaje, con montones de prendas y accesorios a equipar a lo largo del viaje. El mayor problema es que basa casi todo su desarrollo en unas batallas bastante simples y la exploración de una ciudad un tanto limitada, dando la sensación de repetición al poco tiempo. Aún así hay sorpresas interesantes que nos invitan a seguir avanzando.

Un juego que, al igual que el resto de la saga, esconde un argumento bastante más adulto y oscuro de lo que su fachada pueda dejarnos ver, aunque debido a su temática no es para todos los públicos.

Salir de tu cuenta
Accede a tu cuenta