Share on twitter
Share on facebook
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

Análisis de Genesis Noir

Prepárate para luchar por el amor de tu vida en un viaje galáctico con Genesis Noir, la original aventura gráfica de Feral Cat Den.

La editorial Fellow Traveler y la desarrolladora Feral Cat Den unen sus fuerzas para el lanzamiento de Genesis Noir, una aventura gráfica surrealista de cine negro que se centra en la resolución de puzles, la exploración y la música jazz. Este proyecto, que nació de la mente de los artistas del equipo de desarrollo, poco a poco fue ganando popularidad y consiguió financiarse en Kickstarter, llegando varios años después hasta el producto final que hoy nos ocupa: una aventura única y con un estilo gráfico minimalista realmente atractivo.

Su historia nos pone en el papel de No Man, un peculiar vendedor ambulante de relojes que se enamora de la famosa cantante de jazz Miss Mass. Un día, cuando la visita, se encuentra con Golden Boy, un vanidoso artista que apuntaba al amor de su vida con un arma. Este triángulo amoroso desató los celos de Golden Boy, quien tras disparar provoca el Big Bang, teniendo que viajar nosotros a una grieta espacio-temporal para evitar todo este desastre.

Como véis, se trata de un argumento realmente original y que juega con el origen del universo como tema principal, en una apasionada historia de amor con dioses de por medio. Se divide en varios capítulos, mientras el disparo se dirige a Miss Mass, y cada uno trata sobre un tema de la creación. No os vamos a engañar, a veces mezcla tantos conceptos que se vuelve confuso, pero en general se llega a comprender. Aunque hay muchas partes de la trama que son contadas mediante elementos visuales, también hay sitio para los textos, con documentos a leer en ciertas estancias. Por cierto, estos textos están en español.

En cuanto a mecánicas, estamos ante una aventura gráfica que utiliza el clásico sistema de point and click pero que aprovecha su origen surrealista para ofrecer momentos realmente únicos y variados. Podemos andar, correr, coger objetos, manipularlos, leer descripciones o incluso sacar útiles del inventario para resolver los puzles que nos proponen, siendo estos los movimientos más básicos.

Lo que más os gustará es como se plantean cada una de las situaciones y sus puzles, encontrando desde nubes que tenemos que tocar para que llueva hasta una planta cuyas raíces tienen que alcanzar el agua, para lo que debemos deshacernos de los diferentes obstáculos. Nunca para de sorprender y juega mucho con su mundo alterando algunos elementos para ofrecer momentos totalmente inesperados.

No esperéis un juego innovador en cuanto a sistemas, ya que en general es muy similar a lo visto en otros títulos del género. Donde más se diferencia es a la hora de proponer sus rompecabezas para avanzar. Otro aspecto que cabe comentar es que no es un título difícil y todo tiene su lógica dentro de este surrealismo, pasando pocos minutos hasta dar con la solución a los puzles y siempre mostrando pequeñas pistas que nos sirven de guía visual.

Quizás lo que más nos ha chocado sean sus controles, los cuales no siempre funcionan tan bien como nos gustarían a la hora de desplazar al personaje por su mundo. Esto se nota especialmente cuando utilizamos un mando al tratarse de una aventura gráfica y estar más pensada para jugarse con el ratón, pero tranquilos, tras unos minutos de juego acabaréis acostumbrándoos.

Su duración ronda las cuatro horas, todo dependiendo de lo que tardéis en resolver sus puzles, y no ofrece una gran rejugabilidad más allá de conseguir sus trofeos, pero es más que suficiente para tener un precio reducido.

Pero lo más peculiar de todo el juego es su estilo gráfico, que utiliza elementos minimalistas para dar lugar a un mundo noir que, gracias a su simplicidad, juega con las diferentes formas para aportarle ese toque de realidad distorsionada. El uso del blanco y negro le sienta de maravilla, recordando por momentos a algunos cómics oscuros que tanto destacan en la actualidad al utilizar otros colores para remarcar algunos objetos. Combinado a los geniales efectos, tenemos un producto tan vistoso como completo y único que sabrá engancharos desde el principio hasta el final de la aventura.

Para complementar su ambientación, contamos con una banda sonora de jazz bastante llamativa que acompaña genialmente las diferentes situaciones que vivimos en la aventura. Además tenemos efectos trabajados que, junto al resto de apartados, hacen que el conjunto audio visual sea muy bueno.

Como conclusión, Genesis Noir es una aventura cuyo desarrollo se hace muy ameno y divertido, con situaciones muy variadas, puzles bien planteados y una narrativa muy trabajada, todo ello complementado con un apartado audio visual minimalista pero tremendamente llamativo. Su mayor problema reside en una historia a veces se diluye un poco entre tantos momentos surrealistas, así como un sistema de desplazamiento que no resulta del todo cómodo.

Aún con todo ello, estamos ante un título muy completo que os enganchará de principio a fin, estando a un precio reducido que lo hace muy apetecible y siendo además un título que forma parte del Game Pass en consola y PC desde su lanzamiento.

Vídeo análisis de Rising Hell

Montones de demonios sedientos de sangre te esperan en Rising Hell mientras intentas escapar de un infierno lleno de peligros en cada rincón.

Salir de tu cuenta
Accede a tu cuenta