Share on twitter
Share on facebook
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

Análisis de Devil May Cry 5: Special Edition

Los cazadores de demonios debutan en la nueva generación de consolas con Devil May Cry 5: Special Edition, que incluye un apartado audiovisual mejorado y diversos extras que lo hacen más divertido.

Devil May Cry 5: Special Edition es la versión mejorada para PlayStation 5 y Xbox Series X|S del juego de acción en tercera persona lanzado en la anterior generación, contando en esta ocasión con los personajes jugables de Nero, V, Dante y, como gran novedad de esta edición, Vergil, con una gama de movimientos y habilidades que los hacen únicos. Pero los añadidos van más allá de Vergil, encontrando también un apartado audiovisual mejorado que aprovecha algunas de las características de las nuevas consolas, el modo Turbo, la dificultad Caballero Oscuro Legendario, los extras que venían con la Deluxe Edition del juego original y el EX Color Pack incluido de serie, aspectos de los que os hablaremos más en profundidad en este análisis. Comentar también que Vergil se añadirá como DLC para la versión de PlayStation  4, Xbox One y PC más adelante.

Su historia tiene lugar varios años después del incidente con la Orden de la Espada visto en la cuarta entrega,. Las legiones del infierno han regresado a nuestro mundo, comenzando una nueva invasión demoníaca que sólo pueden detener tres cazadores de demonios: el joven Nero, el veterano Dante y el misterioso V, quien es capaz de invocar seres que le ayudan en batalla. Tendrán que descubrir el misterio que rodea a esta nueva invasión y llegar hasta la raíz del sangriento árbol Qliphot localizado en el centro de la ciudad Red Grave, contando siempre con el apoyo de las heroínas Lady, Tris y Nico.

Hasta aquí, como veis, es exactamente igual que en el original, pero en esta ocasión se ha añadido también la campaña de Vergil. Como personaje nos ha encantado, pero más allá de una cinemática al principio de la aventura y otra al final, el desarrollo de la trama es el mismo que el visto con los otros tres protagonistas pero eliminando sus escenas. Esto no quiere decir que no sea disfrutable, pero esperábamos algo más trabajado en este sentido. Se agradece, eso sí, que los textos nos lleguen una vez más en castellano.

Nada más abrir el juego veréis que nos ofrecen varias opciones gráficas: podemos activar el trazado de rayos dando prioridad a los gráficos o al rendimiento, no activarlo o activar también el modo de alta frecuencia de imágenes para ganar fluidez. Esto hace que podamos jugar a 4k y 30fps con raytracing, 1080p y 60fps con raytracing, a 4K y 60fps sin raytracing o a 120fps sin raytracing y con resolución dinámica. Al ser un título de acción recomendamos dar prioridad al rendimiento, aunque hemos de reconocer que la nueva iluminación y reflejos del raytracing le sientan bastante bien. Hemos de decir que el raytracing está disponible en PS5, llegando a Xbox Series X mediante una actualización y quedándose Series S sin él.

Después os tocará elegir una de las dificultades disponibles: Humano, recomendado para los nuevos jugadores, Cazademonios, para los veteranos en la saga, y, como mayor novedad, Caballero Oscuro Legendario, pensado para los jugadores más habilidosos. Es una dificultad que llena la pantalla de enemigos aprovechando la potencia de las nuevas consolas y que os hará sufrir desde las primeras fases, así que antes deberéis dominar a cada uno de los personajes antes de enfrentaros a este largo desafío.

Otra de las novedades la encontraréis en el modo Turbo, que aumenta la velocidad del juego en un 20%. Es algo que de primeras puede pasar desapercibido, pero gana mucho en frenetismo y le aporta más dificultad, sentándole genial a este tipo de aventuras cargadas de acción. Os recomendamos darle al menos una oportunidad para ver cómo funciona, no quedaréis decepcionados.

Pasando a sus mecánicas, el juego no ha cambiado demasiado respecto a lo visto en el original. El único añadido interesante que encontraréis es a Vergil, que se asemeja a Dante en cuanto a posibilidades de combate. Éste cuenta con tres armas entre las que elegir, cada una con sus propias habilidades y movimientos: Yamato, un veloz katana, Beowulf, un poderoso conjunto de guanteletes y grebas, y Mirage, una espada cargada de energía. Pero lo más curioso de Vergil es su habilidad para invocar a un clon conocido como Doppelganger, que ejecutará nuestros movimientos a diferentes velocidades. Además podemos desplazarnos casi instantáneamente hasta los enemigos para realizar combos muy ágiles con controles accesibles, convirtiéndose así en uno de los más completos del juego. Como hemos comentado, Vergil también llegará a la versión base para PlayStation 4, Xbox One y PC como DLC, contando con un precio de 4,99€.

Hemos tenido la oportunidad de jugar al título en PlayStation 5, por lo que hemos podido comprobar sus capacidades con el DualSense. El juego hace uso de uno de los gatillos adaptativos para simular la vibración de la espada de Nero cuando se activa, si bien no esperéis nada espectacular, mientras que la vibración háptica se limita a pequeñas vibraciones con ciertos impactos. Es una pena que no se haya sacado más provecho al mando en este sentido, ya que creemos que le sentaría genial en algunas situaciones.

No queremos olvidar que esta Special Edition incluye además un set de skins para los personajes que, si bien no son numerosos, le aportan un toque diferente a nuestros protagonistas. También incorpora de serie el Palacio Sangriento, el cual podréis jugar al completo incluso con Vergil, y un modo foto para capturar vuestros mejores momentos en la aventura, si bien esperábamos más opciones para sacarle un mayor provecho.

El apartado gráfico sigue siendo tan bueno como en el original, pero ahora mejorado con una mayor definición, un raytracing que cuida más la iluminación y los reflejos o una mayor fluidez. El problema en este sentido es tener que optar por el raytracing o el rendimiento, ya que si queremos ambas cosas bajará la resolución hasta 1080p y hará que se vea un tanto borroso en los televisores 4K. Aún con todo ello, hay muchas opciones para configurarlo a vuestro gusto y, como viene siendo habitual en las nuevas consolas, los tiempos de carga son prácticamente inapreciables.

En el sonoro tenemos una vez más una espectacular banda sonora, geniales efectos y doblaje en inglés de gran calidad, siempre acompañado de textos en castellano. Además esta versión incluye la posibilidad de activar el audio 3D para poder localizar a cada enemigo a través del audio, tecnología que creemos que todavía no ha sido muy aprovechada.

Devil May Cry 5: Special Edition es, como conclusión, la edición más completa del juego hasta la fecha, ya no sólo por incorporar todos los contenidos del original, sino por añadir también a Vergil como personaje jugable, el modo Turbo para aumentar su frenetismo o la dificultad Caballero Oscuro Legendario. Sigue siendo tan divertido como el original y mejora aspectos como su fluidez para hacer que se sienta mejor a los mandos, el sonido o la iluminación. ¿Son mejoras suficientes como para adquirir de nuevo el juego? Pues quizás no, pero para quienes no lo hayan probado todavía  se trata de la versión más apetitosa.

Un título que sabrá llamar la atención de los aficionados al género por su estupenda ambientación o el frenetismo de sus batallas, si bien peca de escasear en novedades que puedan hacer que vuelvan los jugadores que en su día disfrutaron de él.

Vídeo análisis de Rising Hell

Montones de demonios sedientos de sangre te esperan en Rising Hell mientras intentas escapar de un infierno lleno de peligros en cada rincón.

Salir de tu cuenta
Accede a tu cuenta