Share on twitter
Share on facebook
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

Vídeo análisis de Nickelodeon All-Star Brawl

Afronta la batalla definitiva entre tus personajes favoritos de Nickelodeon en el brawler con plataformas Nickelodeon All-Star Brawl.

GameMill Entertainment, junto a las desarrolladoras Ludosity y Fair Play Labs, nos traen un nuevo título de lucha al estilo brawler con plataformas de tus personajes favoritos de Nickelodeon, con versiones físicas lanzadas en España por Tesura Games, Nickelodeon All-Star Brawl. Elige entre una amplia gama de luchadores icónicos de tus franquicias preferidas y prepárate para combatir en batallas de hasta 4 jugadores tanto contra la CPU como con otros jugadores, contando con varias modalidades de juego.

Sus mecánicas son muy accesibles gracias a unos controles sencillos que no tardaréis en aprender, aunque en las dificultades más altas encontraréis un título bastante desafiante. Aquí podemos movernos libremente por los escenarios, realizar ataques rápidos que varían según la dirección que pulsemos, ataques poderosos que también cambian al pulsar arriba o abajo, otros especiales, en carrera, un doble salto, bloqueos, embestidas aéreas e incluso burlas. También podemos agarrarnos a salientes para evitar caer o ejecutar agarres para arrojar a los rivales por la borda.

El objetivo en Nickelodeon All-Star Brawl es muy sencillo, causarle el mayor daño posible a los rivales para que cada vez sea más fácil lanzarlos fuera de la pantalla,, acabando así con sus vidas o bien ganando puntos por ello. Utiliza un sistema similar al de piedra-papel-tijera, donde los ataques de arriba superan a los de abajo, los de abajo a los del medio y este último a los de arriba. Dentro de su sencillez es un título con un gran componente estratégico, algo que notaréis en las dificultades más altas. Además se puede desactivar la opción de fuego amigo para que nuestro compañero de equipo no nos dañe.

En cuanto a modos de juego, el primero que encontraréis es el modo Batalla para entrenar, enfrentaros a la CPU o a vuestros amigos en combates de hasta cuatro jugadores bastante personalizables. Aquí hay varios estilos de juego: Batalla de vidas nos propone ir noqueando a los rivales para acabar con sus vidas hasta que solo quede uno en el escenario; Batalla por tiempo invita a derrotar al mayor número de rivales posible antes de que se acabe el tiempo; y Batalla deportiva, donde toca meter el balón en la portería del equipo rival para ganar puntos antes de que el reloj llegue a cero.

Por otro lado está el que, a nuestro parecer, es el modo principal del juego, Arcade. Aquí seleccionaréis a un personaje y la dificultad (muy fácil, fácil, media, difícil y muy difícil) para afrontar combates uno contra uno, con hasta siete niveles a superar y sin ningún tipo de historia de la que disfrutar. Como curiosidad, cada nivel par os dejará elegir entre dos rivales diferentes según vuestras preferencias. Al completarlo se desbloquean recompensas en forma de extras para la galería, la gramola e iconos para el perfil de usuario.

Para finalizar está el modo En línea, donde participar en Encuentros competitivos para ganar puntos que os ayuden a ascender en las tablas de clasificación o Encuentros rápidos por simple diversión, pudiendo personalizar vuestro perfil con diferentes iconos que hayáis desbloqueado e incluso elegir la región en la que queréis combatir. Por desgracia, hemos de decir que nos ha costado mucho encontrar jugadores, aunque funciona de manera fluida.

En cuanto a plantilla de luchadores, Nickelodeon All-Star Brawl cuenta con un total de 20 a nuestra disposición, que incluyen personajes de Bob Esponja, Rugrats o Una Casa de Locos, entre muchas otras. Hemos de decir que, aunque en general nos han gustado, la selección podría ser algo mejor, donde por ejemplo solo se incluye a Leonardo y Michelangelo de Las Tortugas Ninja, prefiriendo en este sentido que hubieran metido una y tener las skins del resto. Además, los personajes están algo desequilibrados, notando una gran diferencia entre unos y otros tanto en manejo como en habilidades, y no tienen skins entre los que cambiar.

Algo similar sucede con los escenarios. Encontraréis uno por cada personaje, que hacen un total de 20 disponibles, los cuales son muy diferentes entre sí para aportarle diversidad a las batallas. Los hay con muchas plataformas móviles, varias alturas, que se desplazan lateralmente o con objetos que aparecen para dañarnos, entre otros, pero después también hay algunos que resultan muy planos y sencillos.

La duración de este título es bastante amplia, con varias horas de juego para intentar superar el modo arcade con todos los personajes y en las diferentes dificultades, ofreciendo además un modo batalla para combatir contra la CPU o vuestros amigos en varias categorías y un modo online competitivo. También tenemos bastantes extras a desbloquear que le añaden mucha rejugabilidad.

El apartado gráfico no está nada mal, con personajes cuyos diseños y animaciones son muy similares a lo que podemos ver en sus respectivas series, efectos trabajados y escenarios variados y coloridos. Por ponerle una pega, hemos echado en falta movimientos definitivos para darle más de vistosidad, skins para los luchadores y algo más de interacción con las localizaciones, que en ocasiones se sienten un tanto estáticas.

La banda sonora cumple sin más con varios temas animados a nuestra disposición que le aportan ritmo a las peleas, efectos que cumplen y voces en inglés para los narradores. Aquí hemos echado en falta el doblaje de los personajes y que sus frases iniciales tuvieran algún sentido, siendo bastante genéricas. Se agradece, eso sí, que los textos estén en castellano.

En definitiva, Nickelodeon All-Star Brawl es un título que destaca por su sencillo pero profundo sistema de combate, que asegura peleas muy estratégicas y desafiantes en las dificultades más altas. La selección de personajes, aunque amplia, deja algunas ausencias notables, con pocas modalidades de juego que pueden llegar a cansar tras probar a todos los combatientes y la falta de una historia en el modo arcade que nos invite a completarlo una y otra vez.

Un juego que, a pesar de contar con batallas muy divertidas, peca en la falta de contenidos y algunos detalles técnicos. Eso sí, con un poco más de dedicación y presupuesto podría convertirse en uno de los referentes del género.

Salir de tu cuenta
Accede a tu cuenta